¿Por qué elegir ventanas termopanel para tu hogar u oficina?

El hogar y la oficina, dos de los espacios en los que solemos pasar más tiempo en la vida. Algunos juntan ambos al hacer teletrabajo -tendencia cada vez más en boga, también llamada “home work” o “home office” por los que gustan más del bilingüismo-.

Independientemente si trabajas en tu oficina o en casa, tener las mejores condiciones en cuanto a humedad, temperatura y ruido en un espacio donde pasas tanto tiempo, es muy importante para asegurar una buena calidad de vida para ti, tu familia y los que comparten tu espacio de trabajo.

Las ventanas termopanel: aliadas del bienestar

Pensar en ventanas termopanel para equipar tu hogar u oficina puede ser una muy buena idea. ¿Por qué? Tal vez la palabra “termopanel” nos ayude a encontrar la respuesta. 

“Termo” viene del latín “thermos” que significa “calor” (de ahí, por ejemplo, también viene la palabra “terma” para nombrar las aguas calientes principalmente naturales). Interesante, ¿no?

Tenemos entonces que estas ventanas son paneles que algo tienen que ver con el calor. Precisamente lo que hacen es ayudar a conservar mejor el calor dentro de un espacio cerrado, en comparación con otros materiales. Muy conveniente en invierno para ahorrar algo de dinero en calefacción.

Pero las ventanas termopanel no sólo ayudan a mantener el calor, sino que también le impiden el ingreso cuando éste quiere apoderarse de los espacios que tanto cuesta mantener frescos en verano. Y si tienes aire acondicionado, nuevamente las ventanas termopanel te ayudarán a ahorrar en energía, al no tener que prenderlo por periodos tan largos para seguir en tu casa u oficina con una temperatura óptima.

Y por si fuera poco, las ventanas termopanel también actúan como una barrera protectora contra el ruido. Son más eficaces en este sentido cuando están cerradas y el ruido no es el de esa escandalosa procesadora de alimentos que vive en la comodidad de tu cocina y que llenas de hielo para preparar granizados veraniegos.

PVC: el material estrella de las ventanas termopanel

El PVC (policloruro de vinilo) es un material altamente durable y que se comporta estoicamente frente a las amenazas del frío invernal y las extremas máximas del verano. 

Si a lo anterior le sumamos que las ventanas termopanel ayudan a aislar el ruido gracias al diseño de sus perfiles, estamos frente a una alternativa que nos va a permitir alcanzar las condiciones térmicas y acústicas ideales en el hogar o la oficina en cualquier mes del año.

Y porque la comodidad no solo se define en relación a la temperatura y los ruidos, sino también en relación al esfuerzo que dedicamos a las tareas cotidianas, el PVC no se hace problemas a la hora que le toca ser aseado. Solo se necesita agua, un paño, jabón y tener las ganas para darle al PVC una merecida y simple sesión de limpieza, olvidándote así de productos químicos rebuscados o complejos aparatos de limpieza que no siempre nos vienen a hacer la vida más fácil.

Los diferentes tipos de ventanas termopanel

Otro punto a favor que tienen las ventanas termopanel es la amplia variedad de diseños y modelos que se ajustan a los diferentes requerimientos y necesidades de las personas. 

En Williams Porter existen alrededor de 7 variedades de ventanas termopanel en distintos tamaños. Por ejemplo, están las ventanas de contacto proyectantes, alternativa ideal si lo que se busca es producir una ventilación controlada en el ambiente.

Otra variedad son las ventanas correderas de 1, 2 y 3 hojas que se deslizan paralelas encima de un riel. En este modelo se pueden combinar hojas fijas y móviles, según lo desee el cliente. Se caracterizan por no requerir mucho espacio para ser abiertas, lo cual es muy recomendable si el espacio o la habitación en la que va a ser instalada la ventana es pequeña.

Un tercer tipo de ventanas de PVC son las elevadoras. Por su poco peso, esta variedad puede alcanzar varios metros de ancho sin que su instalación se transforme en un problema. Poseen, además, un cierre hermético al 100%.
Por último, vamos a revisar un cuarto modelo: las ventanas de contacto oscilobatientes. Tienen dos formas de apertura: superior variable y lateral variable. Al abrirse solo hacia adentro, esta opción sirve para ventilar los espacios incluso si está lloviendo, impidiendo la entrada del agua por su diseño específico.

Deja un comentario

¿Tienes en mente algún proyecto por hacer realidad en tu casa, departamento u oficina?