Rediseña tu hogar con ventanas termopanel

Muchas veces al plantearse la posibilidad de hacer modificaciones dentro del hogar se piensa en cambios de carácter decorativo, en vez de prácticos. Sin embargo, son los cambios funcionales los que afectan radicalmente la sensación de bienestar. En este sentido, pasar de ventanas de un solo panel de vidrio a preferir ventanas termopanel puede ser un pequeño gran paso que aporta en comodidad y calidad de vida. 

Lo que normalmente llamamos “ventanas termopanel” se refiere un conjunto de dos (DVH) o más (TVH) vidrios separados por un espacio de aire seco y quieto que se sella con el fin de evitar la humedad y el vapor. Esto hace que el termopanel sea un aislante térmico y acústico

En el espacio entre los cristales se incluye una tira de metal o polímero que separa los dos paneles de vidrio. Los espaciadores contienen sales desecantes que mantienen libre de humedad la cámara de aire. El aire seco no es un buen conductor del calor y aísla por conducción y convección. 

Las ventanas termopaneles tienen varias características que las hacen atractivas: permiten ahorrar energía, generan aislamiento sonoro, son más seguras, permiten sacarle mejor provecho a los espacios y no se empañan.

Ahorran energía

En comparación con un vidriado simple, el cristal termopanel disminuye a menos de la mitad la energía perdida, lo que se traduce en ahorrar en gas y/o electricidad durante el periodo invernal. Si además el termopanel se compone de un cristal de control solar, se puede minimizar el calor en el ambiente y ahorrar en aire acondicionado durante el verano. 

Aislamiento acústico

Al emplear ventanas termopanel los ruidos externos de frecuencia media y alta se reducen entre un 30% y 60%, lo que impacta positivamente al bienestar de una familia. Los espacios se tornan más cómodos, privados y tranquilos, lo que incide en la atenuación de los factores de estrés. 

Una diferencia en el grosor de los paneles interiores y exteriores puede incluso aumentar el efecto de reducción sonora. 

Son más seguras

Las ventanas termopanel son una alternativa más segura que las de un solo panel ya que son mucho más difíciles de romper. Para mayor seguridad es posible escoger vidrio laminado o reforzado. 

Aumenta la usabilidad de espacios

Al emplear una ventana termopanel se aprovecha de mejor manera el espacio interior, ya que la cercanía con una ventana no resulta incómoda. Con las ventanas de un solo vidrio suele producirse el efecto de “muro de frío”, lo que hace que los habitantes eviten permanecer cerca de ellas.  

El termopanel, por su carácter conservador de energía, permite también ampliar la dimensión asignada a las ventanas sin sacrificar el balance térmico interior, permitiendo incrementar la luminosidad. 

No se empañan

Debido a la estructura con doble panel, la temperatura del vidrio interior es equivalente al de la habitación, por lo que se reduce el efecto de empañamiento. Así mismo, también mitiga la condensación, que puede generar moho. De todas formas, es importante necesario ventilar los espacios para liberar la humedad producida por duchas, estufas y cocinas. 

En qué fijarse

Al escoger una ventana termopanel es importante considerar el espacio que habrá entre los paneles. Típicamente se ofrecen variaciones desde 6 mm a 20 mm. Para obtener un rendimiento térmico óptimo es recomendable escoger como mínimo un espacio de unos 12 mm.

Si se quiere reducir ruido de baja frecuencia -como el del tráfico y el de aviones- se recomienda un espacio de 150 mm o más, pero este espacio de aire tan grande permitirá que ocurra convección entre los paneles y afectará el efecto de aislamiento. 

Es importante considerar las ventanas como un sistema completo: el material del marco que se escoge para complementar el vidrio puede afectar su funcionamiento en términos de eficiencia energética. Los marcos de aluminio convencionales conducen calor y frío con facilidad si no han sido mejorados térmicamente, lo que puede eliminar los beneficios de instalar termopanel. 

También es necesario observar cuán herméticamente sellada está la cavidad de la ventana y el tipo de espaciador utilizado. Si la unidad no está bien sellada o si el espaciador no contiene un desecante adecuado, puede influir en el rendimiento, por lo que podría aparecer condensación en superficies frías. 

Se pueden emplear distintos tipos de vidrio o tratamientos: por ejemplo una lámina con control solar, un PVB con prestación acústica u otra para vidrios de seguridad. En el primer caso, un termopanel con control solar ayuda particularmente en zonas calurosas o ventanas expuestas por largo tiempo al sol.
En resumen, las ventanas termopanel son una excelente opción para quienes buscan mayor ahorro energético, disminución del ruido exterior y seguridad. Su instalación es una inversión que aumenta el valor de la propiedad y que ofrece beneficios a lo largo de todo el año.

Deja un comentario

¿Tienes en mente algún proyecto por hacer realidad en tu casa, departamento u oficina?