Tips para que tu terraza y espacios interiores afronten el calor

El sol: fuente de vida, inspiración de milenarias religiones, amo y señor del sistema planetario que lleva su nombre. Su grandeza abarca cada centímetro de la superficie terrestre y cada año que pasa parece ser más intensa su presencia, sobre todo en los meses de verano. 

Sus rayos entregan múltiples beneficios a los humanos, plantas y animales, pero también una exposición extensa a ellos puede generar consecuencias dañinas si no se toman medidas de protección.

Así como los seres humanos usamos sombrillas, quitasoles, bloqueadores, ropa cara con filtro y lentes oscuros, los espacios que construimos y habitamos también requieren de protección, sobre todo para hacerle frente al intenso e invasivo calor del verano.

Algo que nos puede ayudar a darle solución al problema son los toldos en sus distintas variedades.

Toldos: solución integral para hogares y oficinas

Los toldos desinteresadamente nos brindan su sombra para que protejamos nuestros queridos espacios en los que los rayos ultravioleta pegan, pegan y pegan directamente. 

Buena idea es instalarlos en terrazas y balcones para proteger tus plantas, juegos de terraza o cualquier otra parte que tenga la mala suerte de recibir directamente los rayos del sol por tiempos prolongados. Eso sí, antes de tomar cualquier decisión se debe consultar a la administración del edificio, ya que podría afectar la estética de la construcción y hay gente a la que le importa mucho ese tema. Ahora bien, si vives en casa y tienes una terraza o balcón, suerte la tuya.

Pero su utilidad no solo abarca el exterior, también se instalan para que su agradable sombra se proyecte al interior de casas, departamentos u oficinas, disminuyendo así el calor que penetra por la permisiva transparencia de ventanas y ventanales.

Los toldos combinados con ventanas de PVC son la dupla perfecta para luchar exitosamente contra la fuerza del calor que proviene del exterior. También el aire acondicionado ayuda harto.

Telas para toldos

Lo más importante en una tela para toldos es que logre bloquear eficazmente el sol. Materiales que cumplen esta condición son el poliéster, telas acrílicas y otras tecnologías como las telas microperforadas. 

Cada opción se ajusta a los requerimientos de las diferentes personas, sus necesidades específicas y su presupuesto. Aconsejable es informarse bien de las funcionalidades y características de cada una.

Por ejemplo, como señala Elmueble.com, el poliéster es más económico y de mayor desgaste. Las telas acrílicas resisten bien el viento y la lluvia, alcanzando hasta un 80% el nivel de filtración de rayos UV.

Cuidado de los toldos

Manteniendo un buen cuidado de los toldos que decidamos instalar, podremos aumentar su vida útil y hacer que luzcan como ese hermoso primer día.

Algunos especialistas señalan que es aconsejable realizarles una limpieza profunda en intervalos de 6 meses. El cuidado semanal, sin embargo, también es muy importante.

Lo primero es la limpieza cotidiana. Para ello sirve perfectamente una aspiradora que nos ayude a retirar el polvo que suele acumularse tanto dentro como fuera de las casas

Por supuesto, si logras reconocer alguna mancha, intenta retirarla lo antes posible. Para qué hacer mañana lo que podemos hacer hoy. Ojo, eso sí, asegúrate que lo que uses sea compatible con el material que está fabricado tu toldo. Muy probable es que las recomendaciones de uso contenidas en el manual del fabricante nos ayuden a despejar todas las dudas. 

Muy aconsejable es también recoger los toldos una vez que estén secos. Todos conocemos lo nociva que puede llegar a ser el agua cuando se lo propone. Y si en la tele avisaron que llovía, mejor es recogerlo antes que se desate el chaparrón. A nadie le gusta el moho.

Finalmente, algo que se va aprendiendo con el tiempo es que ser metódico en cualquier cosa, lo que sea, siempre deja algún fruto. El caso de los toldos no es la excepción. Si los recogemos, aprovechemos de revisarlos para comprobar con nuestros propios ojos que ningún componente está dañado. Brazos dañados y lonas deformadas o rotas son de los casos más comunes en cuanto a toldos se refiere

Lo aconsejable es que un profesional los revise de forma anual, mejor aún si puede ser antes y después del verano, estación del año en la que más se usan.

Deja un comentario

¿Tienes en mente algún proyecto por hacer realidad en tu casa, departamento u oficina?